Kraków

Kraków (Cracovia en español) es, con 760.000 habitantes, la segunda ciudad más grande en cuanto a población de Polonia, detrás de Varsovia, la capital del país. Sin embargo, cabe destacar que en gran parte de la historia, Cracovia sí fue la capital de Polonia hasta el siglo XVII que pasó a ser Varsovia.

Se dice de Cracovia que es la ciudad más bonita de Polonia. Este hecho, junto con los precios tan asequibles que presenta Polonia gracias al valor de su moneda, el Złoty, convierte a Cracovia en uno de los destinos más turísticos de Europa.


¿Qué ver en Cracovia?

Plaza Del Mercado

El punto de partida ha de ser la Plaza del Mercado, la llamada Rynek Główny. Es simplemente impresionante. Es más, el centro histórico de Cracovia fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1978.


cracovia plaza del mercado

En esta plaza encontramos varios de los puntos más turísticos de la ciudad:

Basílica de María Santísima (Kościoł Mariacki). Esta iglesia gótica es la más famosa de Cracovia y es distinguible, aparte de por su tamaño, por su ladrillo rojo y, sobre todo, por sus dos torres desiguales.  La basílica actual data de 1365, reconstruida en el mismo lugar donde antes hubo otra iglesia de 1221. Las torres se terminaron en 1400 y 1406.

Nosotros hicimos el Free Tour, y allí nos contaron la razón por la cual las dos torres no son iguales. Al parecer, dos hermanos arquitectos trataban de ver quién podía hacer la torre más alta. La competitividad llegó a tal punto que uno de ellos asesinó al otro y luego, arrepentido, se suicidó desde la torre que él construyó.

En ciertas épocas del año se puede subir a una de las torres. Lo que es imprescindible es entrar en su interior. Hay que pagar pero merece la pena. También es tradición escuchar al trompetista que toca en la torre cada hora.

La Torre del Ayuntamiento (Wieża ratuszowa). Se trata de una torre gótica construida en piedra de 70 metros de altura que formó parte del antiguo ayuntamiento de Cracovia.

Sukiennice (lonja de los Paños). Si quieres comprar recuerdos y cosas varios qué mejor que hacerlo que en este edificio renacentista en pleno centro de la Plaza del Mercado, antiguo centro de negocios y comercios en el siglo XV.

Sukiennice cracovia

Aunque no forma parte de la plaza propiamente, a escasos 2 ó 3 minutos se encuentra el Collegium Maius, edificio universitario gótico del siglo XV. Es, de hecho, el más antiguo del país. Se puede dar una vuelta por su patio interior o bien visitar el Museo de la Universidad Jagellónica (Muzeum Uniwersytetu Jagiellońskiego).

El casco viejo Patrimonio de la Humanidad continúa por varias calles perpendiculares a la Plaza del Mercado. Una de las más transitadas es la calle Floriańska. Otra de ellas es la calle Grodzka ya que une la plaza con el otro alma de la ciudad, la Colina de Wawel. A lo largo de dicha calle, si nos desviamos un poco, se llega al Palacio Arzobispal, en el cual está la famosa “ventana papal”, a través de la cual el Papa Juan Pablo II saludaba a la gente durante su estancia en la ciudad.

En esa misma calle Grodzka pasaremos por dos iglesias más: la iglesia de San Andrés (Kościół św. Andrzeja), en estilo románico del siglo XI, y la iglesia de San Pedro y San Pablo (Kościół Św. Apostołów Piotra i Pawła), en estilo barroco.

Colina de Wawel

Está zona de la ciudad se halla junto al río Vístula y alberga tanto el Castillo de Wawel como la Catedral de Wawel. La importancia de este lugar se debe a que fue residencia de los Reyes de Polonia.

  • Catedral de Wawel. También es conocida como la catedral de San Wenceslao y San Estanislao (Bazylika archikatedralna św. Stanisława i św. Wacława). En esta iglesia católica fueron coronados muchos reyes polacos. La primera iglesia data del año 1000 aunque la actual fue construida en 1364 en estilo gótico.
catedral de cracovia

  • Castillo de Wawel. Se trata de un castillo sede de los reyes polacos en su día, aunque hoy alberga un museo de arte. El patio central es de lo más destacado del mismo.

  • Dragón de Wawel. Al parecer, hay una leyenda que cuenta que un dragón habitaba en la colina de Wawel y no hacía más que alimentarse de ciudadanos polacos. Uno de ellos rellenó una oveja con azufre y, al comérsela el dragón, explotó. Por tanto, hay una cueva donde supuestamente vivía el dragón con una escultura suya. Está justo al lado de la colina.

Muralla de Cracovia

Cracovia fue fortificada en el siglo XIII con una gran muralla compuesta de 39 torres y 8 entradas para proteger a la ciudad. Hoy en día, apenas quedan 200 metros de ella y la conocida Barbacana (Kraków Barbican), una estructura defensiva medieval construida en 1499. Se encuentra justo al lado de la Puerta de San Florian (Brama Floriańska), una torre que formó parte de la muralla y, más concretamente, de su entrada a la ciudad.

cracovia polonia turismo

Se llega a través de la calle de mismo nombre y que hemos mencionado antes, la calle Floriańska.

Barrio Judío

Kazimierz fue el lugar en que habitó la comunidad judía en Cracovia hasta la invasión nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Todos los judíos fueron llevados en aquel momento al famoso gueto de Podgorze. El barrio quedó completamente abandonado en las siguientes décadas hasta que en los años 80 comenzó a reconstruirse.

Lo ideal es dar una vuelta y ver alguna de las 7 sinagogas (aunque solo 6 son visitables) y la Plaza Nueva (Plac Nowy), un símbolo del barrio judío. Las sinagogas más destacadas son: la Sinagoga Vieja (Stara Boznica) construida en el siglo XV; la Sinagoga y cementerio de Remuh, única sinagoga en activo actualmente; y la Sinagoga Tempel, la más moderna de todas las sinagogas (1862).

Vida Nocturna

Cracovia también es famosa por su gran ambiente nocturno y su ambiente estudiantil con gran cantidad de estudiantes Erasmus. Esto hace que siempre haya mucho ambiente por las calles y te encuentres españoles en cada rincón de la ciudad.

Uno de los platos típicos que debéis probar son los famosos Pierogis, una pasta rellena con aspecto de empanadillas.

Y para tomar algo, qué mejor que un trago de Soplica, una de las marcas más antiguas de vodka polaco. Los hay de varios sabores, siendo los que más gustan los de avellana y cereza, sobre todo el primero. No te vayas sin probarlos.


Más alternativas


Visita al Campo de Concentración de Auschwitz-Birkenau. Se encuentra a unos 70 Km de Cracovia y se puede ir a través de visitas organizadas o ir por tu cuenta y pagar allí por un guía, puesto que la entrada al recinto en sí es gratuita. El guía es imprescindible. Esta visita es algo obligatorio, para nosotros fue de lo más impactante del viaje.

Auschwitz campo de concentracion

Como decíamos se puede ir a través de un viaje organizado, el cual te pone un bus y suele tener el guía incluido en el precio. Esta comodidad –a la que no pudimos resistirnos– hace que sea un poco más caro que si vas al sitio en transporte público y pagas allí el guía (previo haber mirado horarios en tu idioma). 

Para ir en transporte público, lo mejor es coger un bus desde la estación de Autobuses con dirección Oświęcim (Auschwitz en polaco) y bajarse en la parada Oświęcim Muzeum, ya que la propia parada Oświęcim te deja en el pueblo de Auschwitz y luego te tocará ir caminando 20 minutos hasta el campo de concentración.

Minas de sal de Wieliczka. Otra de los focos de interés de Cracovia ya que fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1978. Se encuentran en la región de Cracovia aunque no en la ciudad, sino en la ciudad de Wieliczka como su propio nombre indica. Nosotros fuimos en tren y se tarda no más de media hora. Allí el ticket viene con guía (guía personal) por lo que tienes que informarte bien sobre a qué hora es el tour en español o, en su defecto, en inglés (o el idioma que cada uno prefiera).

Visita a Wroclaw. Nosotros fuimos con la compañía Polski Bus, recomendada por los amigos que viven allí. Es barato (unos 20-25 zl) y daban incluso un tentempié. Se tarda unas 3 horas y poco y sale de la estación Dworzec Autobusowy MDA w Krakowie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario